¿Cómo decidir a qué países vender siendo un e-commerce en español?

A continuación enumeramos los factores a considerar:

  • Tráfico a la web y ventas fuera de territorio nacional: una herramienta como Google Analytics te permite conocer de donde provienen las ventas, busca patrones. No podemos considerar este factor como el único relevante, porque hay países donde solo se busca en el idioma oficial del mismo. Es habitual que los e-commerce españoles tengan cierto tráfico de Portugal y países de habla hispana.
  • Transporte y gastos de envío: hay productos que, por el precio de los mismos, nunca se comprarían al sumarle un gasto de envío o dejaríamos de ser interesantes por los plazos de entrega. En muchas ocasiones, la solución no es dejar de vender en otro país, si no que hacer una selección de productos. Esto ocurre especialmente con productos en el que el coste del envío supera el coste del producto.
  • Coste de la traducción: tener el contenido en el idioma del país es esencial en términos de SEO (posicionamiento web) y para generar confianza y por tanto se convierta tráfico en ventas. El objetivo de un director de e-commerce debería ser calcular el coste de traducción por producto.
  • Atención al cliente: las consultas, quejas y peticiones de los clientes se tienen que poder responder en el mismo idioma en el que se reciben. Para reducir costes, especialmente al inicio, lo ideal es preparar plantillas de respuestas y traducirlas.
  • Marketplaces y agregadores: en caso de ser un canal que representa un porcentaje de ventas relevante, es recomendable, ante todo, estudiar los canales existentes para los que encajen el catálogo de productos. Por ejemplo, si vendemos zapatos en Estados Unidos además de Amazon tendremos que tener en cuenta a Zappos, en cambio si vendemos en Francia, tendríamos en cuenta a Vente Privée o a Spartoo.

¿A qué países eligen vender los e-commerce españoles?

Aunque el volumen de facturación del e-commerce español no deja de crecer, todavía estamos lejos de alcanzar a países como el Reino Unido, Francia o Alemania que doblan, o incluso triplican nuestra facturación anual. Concretamente, estos países son los que reciben mayor número de exportaciones españolas y los convierte realmente atractivos para aquellos e-commerce que quieran iniciar un proyecto internacional.

En Shoptexto nos dedicamos a proyectos e-commerce y traducimos a 60 idiomas. Los más solicitados por e-commerce españoles son el inglés, francés, alemán e italiano. Seguidamente el holandés y portugués. Y, por último, lenguas nórdicas, en especial el danés, noruego y sueco.

De hecho, nos gustaría destacar que las ventas a países nórdicos son cada vez más interesantes, ya que son países con una renta per cápita elevada y hábitos de compra online maduros.

¿Traducción automática o profesional?

Muchas marcas y tiendas multimarca se lanzan utilizando traducción automática o incluso utilizan Google Translate. Esta decisión resulta en un porcentaje de abandono de carrito muy alto por las siguientes razones:

  • Descripciones de producto que generan inseguridad en el proceso de compra
  • Usuarios con una pésima experiencia de compra
  • Desconfianza respecto a la marca

En cualquier caso, utilizar traducción automática para traducir contenido técnico o legal de la tienda online, resultaría en un auténtico desastre.

Entonces, ¿en qué casos se recomienda utilizar una herramienta de traducción automática? La ventaja es el tiempo en el que podemos probar un producto en otro país, por lo que esta sería la verdadera utilidad. Si el proyecto empieza a funcionar, nuestra recomendación es realizar una traducción profesional.

¿Qué hacer si mi presupuesto no alcanza el precio de una traducción profesional?

Aquellos eCommerce con catálogos muy extensos, el coste de una traducción profesional puede superar el presupuesto previsto. En estos casos, recomendamos hacer una traducción profesional por etapas, e incluso si así fuese difícil, pasaremos a combinar traducción automática y profesional. Si lo reflejaremos en porcentajes, tomaríamos la siguiente decisión:

  • Seleccionar un mínimo de 30% de productos del catálogo para su traducción profesional. Estos productos serán aquellos con más ventas y/o más tráfico.
  • Utilizar una herramienta para traducir para el resto de productos en una primera fase.

Desde luego, es preferible obtener el máximo porcentaje del catálogo traducido por traductores profesionales.

Orden del contenido a traducir en traducciones por etapas

Tener un proyecto traducido a medias no es lo ideal, pero es comprensible que por presupuesto no se pueda lanzar el proyecto traducido al 100% desde el inicio.

En estos casos, se estudia traducir y localizar gradualmente la web estableciendo un orden de prioridad. Esta es nuestra recomendación:

  1. Menú y contenido durante el proceso de compra. Especialmente el de la cesta y proceso de pago.
  2. Catálogo del producto: el tráfico que llegue directamente a las páginas producto tendrá la sensación que todo el sitio web está traducido. Este es el punto más relevante respecto a las ventas.
  3. Contenido legal, que en muchas ocasiones es indispensable y/u obligatorio.
  4. Páginas corporativas como presentaciones de empresa, quiénes somos o información relativa a la imagen de la empresa.

¿Agencia de traducción o freelance para traducir mi e-commerce?

Para poder decidir si contratar un freelance o una agencia, debemos conocer cuáles son las ventajas de cada uno.

  • Precio de la traducción: desde nuestra experiencia, por 0.02€/palabra.
  • Gestión del proyecto: este proceso consiste en el estudio del proyecto y asignación del mismo al traductor apropiado. Cuando se trata de trabajar con un único freelance (un idioma), el coste de gestión no es alto, pero sí lo es cuando se trata de más de un idioma.
  • Traductor apropiado: nuestra recomendación, dado que así es como trabajamos, es elegir trabajar con traductores profesionales, titulados y con más de 3 años de experiencia. Quiénes trabajan en recursos humanos, saben que encontrar y seleccionar al freelance apropiado supone en muchas ocasiones pasar por este proceso varias veces hasta dar con el adecuado.
  • Capacidad o limitación en cuanto a volumen: en las agencias, las ventajas que se nos atribuyen es la capacidad de asumir un gran volumen de traducción, prestigio de realizar traducciones de grandes empresas y ser capaces de simplificar la gestión de las traducciones, ya que se reduce a un único interlocutor (Project Manager).

¿Cómo funcionan los precios en el sector de la traducción?

Generalmente, en el sector de la traducción se trabaja con un precio por palabra. Este precio dependerá de diversos factores, pero destacan dos:

Idioma de destino: La tarifa aplicada en cada idioma es distinta. Por ejemplo, la traducción a inglés o italiano tiene un precio inferior a la traducción a sueco o finés.

Tipo de contenido a traducir: en e-commerce especialmente varía según se pueda aprovechar las repeticiones y si tratamos contenido más bien técnico o legal.

Por último, pensamos que cada proyecto tiene sus particularidades y dar un precio cerrado guiándose por un precio por palabra para cada idioma, sin hacer un estudio del contenido y sin valorar el resto de los factores, es un error.

via https://ecommerce-news.es